NUESTRA HISTORIA

Más de 30 años

"La Molinilla": 35 hectáreas de nogales

A 3 kilómetros de Ronda, por la carretera A-366 que comunica la ciudad del Tajo con Málaga, por El Burgo, se encuentra la finca La Molinilla. Tiene una extensión de  35 hectáreas y diversas plantaciones de nogales de 2012, 2018 y 2019.

Esta finca es la más antigua de España con plantaciones de nogales. Fue hacia los años 80 del pasado siglo cuando el abogado malagueño José Luis Fernández Cantos, nacido en Ronda, decidió impulsar la producción de nueces para que el mercado español no estuviera abastecido, casi en exclusiva, por las nueces procedentes de California.  Los árboles más antiguos son de 1986.

Con su iniciativa, contribuía a crear riqueza y puestos de trabajo y mantenía en valor un amplio terreno que corría el peligro de convertirse en baldío. Al mismo tiempo, ayudaba a la promoción de la comarca rondeña y nutría al mercado de un producto que cada día tiene mayor demanda, por ser un fruto apetitoso y muy saludable para el cuerpo humano.

Por la finca pasa el arroyo de los Arcos. El riego de los nogales se realiza mediante el sistema de goteo, adaptado a las necesidades de cada árbol, ya que la calidad del terreno difiere de unos lugares a otros. 

100% NATURAL

Un proceso completamente natural

En La Molinilla se realiza todo el proceso de recolección, lavado, secado y envasado de las nueces, en sus distintas variedades. Todo el proceso es completamente natural sin acelerarlo ni blanquear las nueces, cosa muy habitual en las nueces de California que son más blancas por fuera pero pierden su sabor. De esta forma, los frutos mantienen sus propiedades intactas, con lo que su sabor es inmejorable y más duradero en el tiempo.

Desde finales de septiembre a primeros de noviembre, aproximadamente, tiene lugar la recolección de las nueces en La Molinilla. En esta tarea intervienen una veintena de operarios, personas, todas ellas, residentes en la comarca. En el suelo, entre los nogales, son colocados grandes mantones, para que los frutos que caen del árbol, tras ser éstos cimbreados suavemente, no reciban la humedad del suelo ni se mezclen con la tierra. Si por las condiciones meteorológicas (lluvia o suelos húmedos) no pudieran colocarse los mantones en el suelo, las nueces son recogidas por los operarios con unos aparatos especiales para recoger la nuez.

Las nueces del campo, se trasladan a la planta de procesado, donde se limpian de impurezas, se lavan, se secan, se eliminan las nueces huecas, se calibran y se envasan para tenerlas listas para su venta.